30.5.09

Libros - Mario Benedetti

Quiero quedarme en medio de los
libros
vibrar con Roque Dalton con
Vallejo y Quiroga
ser una de sus páginas
la más inolvidable
y desde allí juzgar al pobre mundo
no pretendo que nadie me
encuaderne
quiero pensar en rústica
con las pupilas verdes de la
memoria franca
en el breviario de la noche en vilo
mi abecedario de los sentimientos
sabe posarse en mis queridos
nombres
me siento cómodo entre tantas
hojas
con adverbios que son revelaciones
sílabas que me piden un socorro
adjetivos que parecen juguetes
quiero quedarme en medio de los
libros
en ellos he aprendido a dar mis
pasos a convivir con mañas y soplidos
vitales
a comprender lo que crearon otros
y a ser por fin este poco que soy

29.5.09

Por muy alto que crean los poetas
elevarse en palabras, se les caen las letras
como plomo fundido al suelo
vulgar, común, trivial, A Be Ce, Zetas
en profusión,con ellas los Etcéteras,
que no distraen; luego: punto - no es un consuelo

(La fe el amor la estupidez - Armando Uribe)

28.5.09

¡Adiós, Mario!

¡Se nos ha muerto Mario!. Llevo mas de una semana sin poder asimilarlo, levantandome de mala gana, con un libro de almohada; siento ser un huérfano de alma.

Realmente no hay poesía que duela más que la sin poeta.

Algunos dicen que te has muerto de Amor -y yo les creo- un hombre como usted merecía de tan gloriosa muerte. "Acontece la noche y estoy solo/ cargo conmigo mismo a duras penas/ al buen amor se lo llevó la muerte/ y no sé para quien seguir viviendo", escribió, amigo mio, don Mario. Tenia pena. Claro se le había muerto en el olvido su musa; y luego, más tarde, a su lado su esposa.


Mario-poeta, te nos has muerto, y algunos dicen fue porque era hora para que te sembráramos -ellos pecan de obvios, ya hace años que ese hombre se había sembrado, enterrado y brotado en nuestros corazones- en nuestras cabezas.


¡Se nos ha muerto Mario!. Moriste de viejo y recordado, siendo envidia -póstuma- de muchos jóvenes que mueren sin que nadie se esfuercen en saber que les paso; realmente tuviste suerte, moriste bien.

Pena remitida

“Deshojada quedó Margarita en el revuelo del patio del cité, bajo el abrazo del conviviente de su madre, cuando al cumplir ocho años, entre globos y reggaeton, él le susurró que la quería: mucho, si guardaba silencio; poquito, si se resistía; nada, si lo denunciaba.”
Patricia Middleton
(cuento ganador Santiago en cien palabras 2005).

15.5.09

Muerte de mi Madre - Oscar Hahn

El Papa ha muerto
y todos los televisores del mundo
están mostrando la noticia
Ahora vemos el traslado del cuerpo
a través de los aposentos del Vaticano
Yo sé que a usted
le habría gustado ver todo esto mamá
y que se habría emocionado
y que habría seguido la transmisión
desde su cama

Y los restos del Papa
fueron trasladados desde la capilla
hasta la catedral de San Pedro
Pero a usted
tuvimos que bajarla hasta el sótano del edificio
en una silla de ruedas
porque el ataúd no cabía en el ascensor

En estos momentos
los 1000 millones de católicos
que hay en el mundo
expresan su dolor por la muerte del Papa
pero la suma de todo ese dolor
no puede compararse
con el dolor que sintieron sus hijos
cuando la levantaron de la silla de ruedas
y la pusieron en el ataúd

El hecho de que me esté dirigiendo a usted
aunque no pueda responderme
me dice que usted no está muerta
que está en alguna parte del universo
escuchándome
porque existir no puede ser algo tan pobre
como vivir metido adentro de un cuerpo
que se hace escombros que se hace cenizas

Recuerdo que cuando era niño
y tenía pesadillas con el diablo
corría a meterme en su cama
y ahora a veces tengo mucho miedo mamá
y no quiero tener más miedo
quiero que todo el universo sea como una gran cama
en la que pueda meterme cuando tenga miedo
y usted esté a mi lado aunque no pueda verla
.

7.5.09

Viceversa - Mario Benedetti

Tengo miedo de verte
necesidad de verte
esperanza de verte
desazones de verte
.
tengo ganas de hallarte
preocupación de hallarte
certidumbre de hallarte
pobres dudas de hallarte
.
tengo urgencia de oírte
alegría de oírte
buena suerte de oírte
y temores de oirte
.
o sea
resumiendo
estoy jodido
y radiante
quizá más lo primero
que lo segundo
y también
viceversa.
.

6.5.09

"Andan diciendo por ahí que la Muerte se pasea por Ciudad de México como madre por su casa."
Cristián Warnken

Reír llorando - Juan de Dios Peza

Viendo a Garrick, actor de la Inglaterra,
el pueblo al aplaudirlo le decía:
Eres el más gracioso de la tierra y el más feliz.
Y el cómico reía.
.
Víctimas del spleen los altos lores,
en sus noches más negras y pesadas,
iban a ver al rey de los actores
y cambiaban su spleen en carcajadas.
.
Una vez ante un médico famoso,
llegose un hombre de mirar sombrío:
-Sufro -le dijo- un mal tan espantoso
como esta palidez del rostro mío.
.
Nada me causa encanto ni atractivo;
no me importan mi nombre ni mi suerte;
en un eterno spleen muriendo vivo,
y es mi única pasión la de la muerte.
.
-Viajad y os distaeréis. -Tanto he viajado-
Las lecturas buscad -Tanto he leido-
Que os ame una mujer - ¡Si soy amado!
-Un título adquirid -Noble he nacido.
.
¿Pobre seréis quizá? -Tengo riquezas
- ¿De lisonjas gustáis ? - ¡Tantas escucho!
-¿Que tenéis de familia?...-Mis tristezas
-¿Vais a los cementerios?... -Mucho, mucho.
.
¿De vuestra vida actual tenéis testigos?
- Sí, mas no dejo que me impongan yugos;
yo les llamo a los muertos mis amigos;
y les llamo a los vivos mis verdugos.
.
-Me deja- agrega el médico -perplejo
vuestro mal, y no debo acobardaros;
Tomad hoy por receta este consejo:
sólo viendo a Garrick podéis curaros.
.
-¿A Garrick ? -Sí, a Garrick...La más remisa
y austera sociedad lo busca ansiosa;
todo aquel que lo ve muere de risa;
¡tiene una gracia artística asombrosa !
.
-Y a mí me hará reir?-Ah, sí, os lo juro !;
él, sí, nada más él...Mas qué os inquieta?...
-Así -dijo el enfermo -no me curo:
¡Yo soy Garrick ! Cambiádme la receta.
.
¡Cúantos hay que, cansados de la vida,
enfermos de pesar, muertos de tedio,
hacen reir como el autor suicida
sin encontrar para su mal remedio!
.
¡Ay ! ¡ Cuántas veces al reír se llora!...
¡Nadie en lo alegre de la risa fíe,
porque en los seres que el dolor devora
el alma llora cuando el rostro rie!
.
Si se muere la fe, si huye la calma,
si sólo abrojos nuestras plantas pisa
lanza a la faz la tempestad del alma
un relámpago triste: la sonrisa.
.
El carnaval del mundo engaña tanto;
que las vidas son breves mascaradas;
aquí aprendemos a reír con llanto
y también a llorar con carcajadas.
.