16.4.12

Miedo

"Mis pasos en esta calle
resuenan en otra calle
donde
oigo mis pasos
pasar en esta calle
donde sólo es real la niebla"
Octavio Paz

Un domingo, de noche, después de llover. Las calle desiertas del centro me parecían amenazantes. Cada esquina era afilada y traicionera. Solo quería correr. La lluvia había barrido con cualquier alma que hubiese osado caminar por esas horas.
Recuerdo que entre en pánico, avancé raudo por el paseo Huérfanos, sudando en cada paso miedo y agitación, sintiendome perseguido incluso por mi sombra. Desesperado, y después de correr algo de veinte minutos, encontré refugio en un taxi, que apiadado de mi, y por unas pocas monedas, me dejo frente a mi casa.
Fue la peor experiencia de mi vida.
.

15.4.12

Ver llover

"No me falles, no me falles nunca" se escucha en el aire. Me siento ahogado y cansado de tanta lágrima, de tanta pena, de tanta fatiga.

Ahí va un niño que llora, llora llamando a su padre, llora de la mano de su madre, quien lo tiene apegado a ella, ahí a su lado... Ahí va, un hombre le grita a su mujer y ésta, con una hija en brazos y un niño a mano, escucha espantada, triste, furiosa, mientras este hombre lanza dinero sobre su rostro y huye cobardemente de su lado.

Y ella no nada más caminar tras él...

Ver llover por mi ventana. Escampado, la melancolía en mi calma se posa en mi cama. Descanso con los ojos cerrados sobre el horizonte lluvioso, deseando caer ahí mismo, caer, sí caer. Escampa y cesa mi buena cara.

Esta música definitivamente no me ayuda con el ánimo.